Algunos dibujos de nuestra infancia no son exactamente como los recordamos