Dos trolasos regalando postres a la entrada de un gimnasio.Lo…



Dos trolasos regalando postres a la entrada de un gimnasio.

Lo más ridículo del asunto son los imbéciles que se encaran con los trolasos… si no quieres no cojas, pero enfadarse es de retrasado total. Es como enfadarse con dos tías buenas de un local porque tú tengas novia y ellas estén dispuestas a tirarse a cualquiera…