La diferencia entre estas dos fotos es un pequeño (o gran) detalle que hace que una de ellas triunfe