La mítica frase ¿de Picasso?