¿Quieres revivir los sonidos más auténticos de los videojuegos?

Seth Everman lo ha bordado con su piano eléctrico.