Y ahí sigue, como el primer día