La excusa más divertida de una niña para no ir al colegio

Lo malo llega cuando te lo dice con 14 años.