Siempre hay alguien peor…