Su abuela se aseguró de que tuviera un asiento calentito