Un trabajador de Disney que fue Goofy durante más de 20 años, contó la historia más perturbadora que le sucedió en el trabajo